Pages Menu
Facebook
Categories Menu
REFLEXIONES DESDE VENEZUELA: LOS RETOS DE LA LIBERTAD

REFLEXIONES DESDE VENEZUELA: LOS RETOS DE LA LIBERTAD

REFLEXIONES DESDE VENEZUELA: LOS RETOS DE LA LIBERTAD
Por: Cirilo Vázquez Parissi1

¿Siempre seremos paladines de la justicia? Manuel sonríe y pregunta ¿Por qué dices eso José? Porque siempre terminan encarcelados o muertos …
La interrogante de José surgió a raíz de mi reciente visita a Venezuela. Tenía la inquietud de conocer la realidad que ellos viven. Cuando llegué al hotel se respiraba miedo, incertidumbre. Los empleados me recomendaron no salir por la noche y abordar taxis avalados por ellos. Salí a caminar por las cercanías del hotel y se asustaron y me recomendaron no hacerlo de nuevo.
Al siguiente día, acudí a un establecimiento comercial y vi los anaqueles vacíos. Solamente había jugos que los empleados habían colocado en una sola fila frontalmente para que los anaqueles no lucieran vacíos. No había papel higiénico, toallas femeninas, pañales, ni medicinas. En ese momento comprendí, por qué me habían pedido llevar todas esas cosas.
Fui también a las zonas marginadas de Caracas: la parte más alta de la zona urbana donde debido a su geografía es muy difícil acceder en vehículo (no hay servicio de transporte público, ni acceden camiones, autos o motocicletas). Esa situación generó que Hugo Chávez construyera ahí un teleférico para facilitar el traslado de las personas, ahorrándose varias horas de recorrido. También conocí algunos edificios que Chávez construyó para que vivieran las personas que no tenían hogar, edificios sobrepoblados de más de siete pisos, sin elevador. Reconozco que ambas acciones eran necesarias, porque muchas veces los políticos y los gobiernos se olvidan de implementar programas sociales que beneficien a la población más necesitada.
Antes de ingresar al Congreso se encuentra “La esquina caliente” de Pajaritos, donde se congregan permanentemente “simpatizantes” del gobierno, cuya misión es agredir física o verbalmente a los diputados de oposición. Debo reconocer el importante papel que juega la oposición en Venezuela: hay personas que han sufrido secuestros o atentados por ir en contra del gobierno. En una palabra, no hay libertad.
Tuve la oportunidad de conocer a Daniel Ceballos, preso político tan solo por cuestionar ciertas acciones del gobierno en una reunión que el Presidente de la República sostuvo con alcaldes. Llevaba algún tiempo en la cárcel, pero le permitieron el arraigo domiciliario. Fue ahí donde lo conocí. A mi llegada lo encontré dispuesto a no callar la realidad que vive Venezuela y con la mayor convicción de luchar por la libertad de su país, aun sacrificando su propia libertad.
1 Abogado y empresario social veracruzano. Ha sido presidente municipal de Cosoleacaque, Veracruz y actualmente Diputado Federal por el Distrito 21, con cabecera en Cosoleacaque, Veracruz.

Vi a Daniel en su rol de padre (en ese momento ayudaba a sus hijas con sus tareas escolares). Un hombre sencillo, pero con vocación de servicio. Platicamos sobre la situación que estaba padeciendo y de sus inquietudes. Los días de mi visita coincidieron con el referéndum. A medida que Daniel hablaba, me percaté que no perdía la fé y la esperanza de una transición democrática y pacífica, siempre en contra de una acción violenta que pudiera dañar aún más la libertad de los venezolanos, que pudiera generar otro gobierno igual de represor o quizá mucho peor del que ya se tiene. Para cualquier sociedad, en donde se fomente el odio, la división de las clases sociales, y se responsabilice a unos cuantos de todos los males, estimula el rezago por carecer de acciones positivas.
me recordó que hay quienes conciben la política como ejercicio de poder y no como un servicio. Me recuerda que muchos servidores públicos han olvidado el motivo por el que participan en política (en el ejercicio de un cargo de elección popular o de designación). Han olvidado que están ahí para trabajar en favor de todos los sectores de la sociedad. Los servidores públicos están obligados a conocer la realidad social del país e implementar políticas públicas que generen el desarrollo, engranando a todos los sectores.
El modelo político que se aplica en Venezuela no debe constituir una tendencia. Por más criticable que sea nuestro sistema , tiene bondades como las libertades consagradas en nuestra Constitución Política. Si bien es cierto que hay cuestionamientos de la sociedad, los ciudadanos debemos ser conscientes que nuestras acciones no pueden llegar a la visceralidad. Hay que luchar por nuestros ideales, pero sin rayar en el fanatismo o extremismos. Por el contrario, aún con nuestras diferencias, debemos buscar acuerdos en lo fundamental –como decía el constituyente Manuel Otero- para construir corresponsablemente un país con oportunidades para todos.
Idealista, no fanático. Convencido de que en nosotros está, construir un México mejor.

@cirilo vazquez
@cirilo vazquez parissi. Instagram

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *